La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que para limitar constitucionalmente la libertad de expresión ejercida a través de una página web, dicha limitación debe estar prevista en ley, perseguir un fin legítimo y ser necesaria y proporcional. Es decir, limitar un contenido concreto a partir de la presunción de violación de un derecho, como puede ser el derecho de autor.

Por lo que es inconstitucional la prohibición genérica del funcionamiento de ciertos sitios y sistemas web al vulnerar el derecho a la libertad de expresión. Restringir la totalidad de contenidos de una página web, como son el flujo de la información, los datos, los contenidos propiedad del titular de la página web y la expresiones de la página se traducen en una censura.

 

La libertad de expresión está consagrada en nuestra constitución en el artículo 6 y se define como:

 

La manifestación de ideas que no ataquen la moral, el derecho de terceros, que no provoquen algún delito o que perturben el orden público.

 

Es decir, que todos los habitantes de nuestro país tienen el derecho de participar en discusiones públicas, lo que permite la creación de una opinión pública. La existencia de opinión libre y robusta es un ingrediente de la democracia. En subsecuentes artículos hablaré de los diferentes limitantes de la libertad de expresión.

No hay texto alternativo automático disponible.

Para más información no dudes en dejar tus comentarios o preguntas, al comentar tus dudas favor de indicar la localidad desde donde te comunicas, o bien concertar cita al móvil 551697-3391 (CDMX)

Sígueme en Twitter @angymeza

Lic. Angélica Meza: Egresada de la Facultad de Derecho de la UNAM. Experta en derechos de niños, niñas y adolescente.

 

Anuncios