Desde hace algunas semanas, he venido aclarando dudas en relación a la reforma del Código Civil de la ciudad de México, el cual permitirá que los niños, niñas o adolescentes transgénero puedan realizar el cambio a su acta de nacimiento en lo relativo al nombre y género que se asienta en ella, antes de los 18 años, por lo cual, se requiere la autorización de papá y mamá; y para el caso de que alguno de ellos no este de acuerdo, el Juez de lo Familiar nombrara un representante. Siendo que dicho registro es REVERSIBLE.

Por lo que, la reforma no contempla ni mutilar genitales ni iniciar procedimientos hormonales; y sólo será aplicable a casos específicos como los niños y niñas transgénero que soliciten la rectificación de su acta de nacimiento. Por lo que, a continuación, los mitos más generalizados en las redes sociales.

Resultado de imagen para mi vida en rosa
Escena de la película: Mi vida en rosa. Ludovic es el hijo menor de una familia de clase media. Su máxima ilusión es ser una niña y está convencido de que su sueño se convertirá, tarde o temprano, en realidad. Por eso no entiende la preocupación de sus padres, las burlas de sus compañeros y todas las reacciones adversas que siente a su alrededor.

MITO: La reforma significa restringir la patria potestad de los padres, y por ello, los padres ya no podrán educar a sus hijos con valores, fe o religión.

La reforma del código civil NO restringe la patria potestad. Siendo necesario diferenciar entre los derechos que otorga la patria potestad, las causas por los que se pierde la patria potestad y los derechos sexuales de un niño, niña o adolescente.

 

Así, si bien cada padre o madre puede educar a su hijo o hija en el credo o fe que profese. Máxime si la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Declaración sobre la eliminación de todas las formas de Intolerancia y Discriminación, reconocen a LOS PADRES o tutores legales el derecho preferente de escoger la educación en materia religiosa y convicción que habrán de darse a sus hijos; dicho derecho tiene como principio rector el interés superior del menor.

 

Es decir, que el credo religioso de los padres no puede estar por encima de los derechos sexuales de sus hijos e hijas, pues a partir del principio de autonomía progresiva de los niños, niñas y adolescentes, estos deben ser considerados para la toma de decisiones que lo afecten directamente conforme a su edad, desarrollo evolutivo, cognoscitivo y madurez

 

MITO: Los niños no necesitan adoctrinamiento en su infancia, y mucho menos tratamientos hormonales.

FALSO. La reforma del Código civil no contempla el uso de tratamientos hormonales y mucho menos es un adoctrinamiento, sino parte de una realidad: la existencia de niños, niñas y adolescentes transgénero.

Resultado de imagen para pelicula sobre transgenero
Escena de la película: Ray. Una adolescente que ha luchado con el cuerpo que se la asignó al nacer, por lo que iniciará su transición. Su madre, buscará al padre biológico de Ray para obtener su consentimiento legal para la transformación.

MITO: Pervierte a nuestros hijos.

FALSO: Pervertir significa que una persona adquiera vicios y costumbres moralmente reprobables, perturbar el orden de las cosas; por lo que este mito se sustenta en el “orden natural”; cuando lo cierto es que socialmente estamos en constante cambio y el derecho simplemente reconoce realidades existentes como la infancia transgénero; y los argumentos que atacan a la reforma sólo demuestran una sociedad intolerante con las diferencias y consecuentemente, homofóbica.

 

Si requieres asesoría o tienes una duda, puedes escribirme al correo angelicameza@amigoslarevista.com o bien déjame un mensaje en la sección de contacto.

Sígueme en Twitter @angymeza

Lic. Angélica Meza: Egresada de la Facultad de Derecho de la UNAM. Experta en derechos de niños, niñas y adolescente.